¿Qué necesitas para alcanzar aquellos sueños que has abandonado?

Todos hemos tenido sueños y deseos que hemos esperado ver cumplidos algún día y que, a medida que va pasando el tiempo, van quedando en el olvido.

¿Por qué sucede esto?

Pueden ser debido a diferentes razones, entre ellas, al hecho de que a veces simplemente han sido sustituidos por otros más importantes o adecuados a nuestra realidad. Puede ser, también, porque realmente eran inalcanzables y estaban maquilladas por nuestras fantasías infantiles o juveniles. O tal vez, se debe a que ni siquiera eran, verdaderamente nuestros, pero con frecuencia, porque no supimos cómo trabajar para lograrlos o no tuvimos la suficiente fuerza y constancia para hacerlo.

En este sentido, existen, entre otras, dos situaciones que pueden obstaculizar nuestro camino.

La primera, que no siempre sabemos priorizar correctamente o no queremos hacerlo. Establecer prioridades puede significar tener que abandonar total o parcialmente algo, para alcanzar otra cosa y no siempre estamos dispuestos a “perder” nada de lo que tenemos, aunque eso signifique dejar de ganar.

La segunda, es la falta de constancia en nuestro esfuerzo, en donde no tenemos en cuenta que no siempre tenemos que hacer grandes sacrificios o sufrir desgastes intensos para alcanzar nuestras metas, no vemos que, en ocasiones, basta con simplemente mantener pequeños pasos diarios, siempre y cuando estos sean constantes.

Por eso, hoy te invito a que veas cuáles de tus sueños y deseos aún no has logrado o cuáles te puedes plantear a partir de estos momentos y, si son realistas y alcanzables, empieces a hacer lo necesario para obtenerlos y disfrutarlos. Recuerda las palabras de Martin Luther King Jr., que dijo “Da tu primer paso ahora. No importa que no veas el camino completo. Sólo da tu primer paso y el resto del camino irá apareciendo a medida que camines”.