¿Qué piensas del cambio?

Es innegable que el cambio es parte de la vida, sin embargo, nuestra respuesta ante él, nuestra aceptación o rechazo tienen, con frecuencia, una gran carga emocional y pocas veces lo vemos como algo normal que tiene que suceder.

Cuando vivimos momentos difíciles o dolorosos, no pensamos en el cambio como parte del fluir de la vida, simplemente deseamos que las cosas terminen y con frecuencia las vivimos como si no fueran a tener un final o como si nosotros no fuéramos capaces de aguantar y de estar bien cuando llegue ese final.

Por otro lado, cuando el cambio se aplica a nosotros, a nuestra responsabilidad para enfrentarnos y modificar hábitos de conducta, sentimientos, pensamientos o valores, tendemos a rechazarlo, a sentirnos incapaces, a negar que lo necesitamos, buscar en el exterior culpables de lo que nos sucede o simplemente tratar de racionalizar o justificar la situación y a nosotros mismos.

Es mucho más sencillo esperar a que cambie el mundo y los demás, para que las cosas sean como nosotros queramos que sean, que esforzarnos y trabajar. Pero si tomamos la primera actitud, pocas veces vamos a obtener los resultados que deseamos y, o las cosas van a permanecer tal y como están o se vuelven como los demás quieren que sean.

Tenemos una sola vida y es importante que la vivamos de la mejor manera posible. Que disfrutemos de ella todo lo que podamos y que busquemos constantemente nuestro bienestar físico, emocional, psicológico y espiritual y para lograrlo, es importante que aceptemos que la responsabilidad de cambiar y mejorar depende de nosotros.

Por eso, hoy te invito a que tengas un rol activo en tu vida, para que cada vez que necesites enfrentarte a un cambio lo hagas con confianza en ti mismo y con una actitud positiva, sabiendo que eres capaz de manejarlo y de manejar las consecuencias, porque eres mucho más fuerte y capaz de lo que crees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *