¿Cuáles son tus creencias?

Pensando en el artículo de esta semana, me acordé de la frase de Henry Ford que dice “Tanto si crees que puedes hacerlo como si crees que no puedes, en ambos casos tienes razón”.

En relación a esta afirmación quiero tocar dos puntos importantes.

En primer lugar, la frase muestra, claramente, que no es tan importante la situación en sí misma como la creencia relacionada con la misma. Y quiero enfatizar que no hablo, simplemente, de un pensamiento sino de una creencia, porque el primero no tiene la energía, fuerza y motivación que la emoción asociada a la segunda, le proporciona, es decir, tenemos que creer de corazón en algo, para que nos mueva a actuar a pesar de las dificultades.

En segundo lugar, cuando creemos que somos capaces de lograr algo, realmente nos esforzamos y, si fracasamos o cometemos errores, lo intentamos una y otra vez, aprendiendo de nuestras fallas y adquiriendo la experiencia que nos llevará al éxito y a que nuestra autoestima se eleve, por lo que la siguiente vez que tengamos que enfrentarnos a algo, lo vamos a hacer con gusto y seguridad.

Por el otro lado, si creemos que no podemos, es muy probable que siquiera lo intentemos, pero si lo hacemos, ante cualquier falla o dificultad “confirmamos” que somos incapaces y seguramente vamos a acabar abandonando dicha actividad, con lo que no sólo se fortalece nuestra creencia de que no podemos, sino que al no practicar, no aprendemos y no progresamos.

Por eso, hoy te invito a que analices tus conductas para descubrir que creencias mantienen aquellas actividades o comportamientos que no te gustan o que te están perjudicando, para que una vez que las descubras, trabajes en ellas y las puedas cambiar por otras más apropiadas que te van a ayudar a llegar a donde tú deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *