¿Cómo manejas la incertidumbre en estos momentos?

Seguramente tú, como yo y como muchas otras personas, en algún momento del día tiendes a pensar en el fin de la pandemia y posiblemente, en las probables consecuencias tanto de salud, como económicas, sociales o de cualquier otro tipo que esta pandemia puede llegar a provocar.

Ante esta situación, casi todos podemos llegar a tener preguntas para las que no encontramos respuestas claras y objetivas, por lo que dichas preguntas pueden generarnos incertidumbre. Sin embargo, si esto sucede, no todos manejamos dicha incertidumbre de la misma manera. Para algunas personas, ésta es, simplemente, una de las diferentes emociones propias de estos momentos y la manejan adecuadamente, mientras que para otras, es causa de un gran sufrimiento y una constante angustia que en ocasiones no las deja dormir y, por momentos, tampoco vivir.

Una de las respuestas inadecuadas más comunes ante esta emoción, es el deseo o más bien la necesidad, de tratar de controlar la mayor parte de las cosas, situaciones e incluso, si es posible, de las personas, ya que inconscientemente están convencidas de que mientras más control tengan, más seguras y menos vulnerables se van a sentir.

El problema es que su preocupación y la falta de control que sienten, las puede llevar a incrementar las posibles consecuencias negativas que pueden llegar a tener, a enojarse con la gente que no actúa como ellas quieren o, incluso, con ellas mismas.

En estos casos, es importante recordar y actuar de acuerdo a la frase de los alcohólicos anónimos que dice: “tener la serenidad para aceptar las cosas que no podemos cambiar, el valor para cambiar las cosas que si podemos cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia”, es decir, que debemos trabajar y hacer lo que si podemos hacer para mejorar y vivir de la mejor manera posible y cambiar nuestra manera de pensar ante aquello que no está en nuestras manos modificar.

Podemos, también, trabajar nuestra autoestima para saber que al final, aunque las cosas no resulten como nosotros deseamos, si vamos a poder ser capaces de enfrentarnos a ellas para salir adelante y estar bien.

Por eso hoy te invito, a confiar en tu fuerza interior, esa que todos tenemos, independientemente de que estemos conscientes de ella o no y, basándote en ella, te mantengas ocupado en actividades agradables para impedir que las preocupaciones y la incertidumbre aniden en tu cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *