¿Cómo estás viviendo esta situación?

La mayoría de nosotros nos encontramos encerrados en la casa, total o parcialmente, viviendo no sólo una situación que nunca hemos vivido, sino una que nunca pensamos que íbamos a vivir y que no está en nuestras manos controlar. Una situación que nos afecta a todos, aunque cada persona puede verse afectada de una manera diferente.

Tenemos que vivir separados de nuestros seres queridos, con demasiado tiempo libre en el que no sabemos que hacer para que transcurra más rápidamente y, sobre todo, en la incertidumbre de no saber qué nos va a suceder .situación podemos sentirnos solos, privados de nuestra libertad, angustiados, frustrados, tristes, irritables, aburridos enojados, etc.

Sin embargo, hoy más que nunca, nos encontramos con algo que ya he comentado en otras ocasiones. Ante algo que no podemos controlar, podemos elegir cómo vamos a reaccionar y cómo lo vamos a vivir.

La situación es difícil y no los voy a engañar diciéndoles que podemos vivirla como si fuera maravillosa, pero sí podemos hacerla mucho menos pesada, teniendo buenos momentos, sintiéndonos satisfechos de nosotros mismos y saliendo de ella fortalecidos y con un gran aprendizaje que va a mejorar nuestra vida futura, pero también podemos vivirla y terminar deprimidos, amargados, resentidos y/o peleados con la gente con la que convivimos.

En nuestras manos está elegir si nos esforzamos y luchamos o nos declaramos vencidos de antemano y nos dedicamos a aumentar nuestro sufrimiento.

Debemos hacerlo por nosotros mismo y hacerlo por la gente que queremos. Si tú estás bien, los ayudas a ellos, si tú te esfuerzas, les das un ejemplo maravilloso que vale más que cualquier palabra.

Ayúdate estando en movimiento, haciendo algún ejercicio, manteniendo el contacto con la gente por Facetime o Skype, pero habla, piensa, escucha y lee, también sobre otros temas y, sobre todo, maneja tus emociones adecuadamente. Habla sobre ellas cuando lo necesites, pero sin tratar de que la otra persona se sienta igual que tú. No necesitas esto para validar lo que sientes y, sobre todo, busca la manera adecuada de darle salida escribiendo, dibujando, bailando, haciendo lo que sea, menos desquitándote con alguien más.

Hoy te invito a luchar y a tener fe en Dios, en la ciencia o en lo que tu creas, sabiendo que todo pasa y que después de la oscuridad, siempre hay una luz. La humanidad ha pasado por muchas pandemias y guerras y las ha superado y se ha levantado y esta vez también lo vamos a hacer, a pesar del trabajo que nos cueste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *