¿Ya sabes lo que vas a dar en estos días?

Estamos viviendo unos momentos que se caracterizan por dar y recibir. Es una época alegre para muchos y triste para otros, llena de sueños y esperanzas o de tristes recuerdos y añoranzas. Son días o semanas en los que dedicamos varias horas pensando en lo que queremos o vamos a regalar y a quién queremos darle algo especial y, precisamente, el pensar en ciertas personas nos recuerda la importancia que tienen ciertas relaciones en nuestra vida y lo afortunados que somos por tenerlas o nos muestra la necesidad de buscarlas y cultivarlas.

Dentro de ese tipo de relaciones tan especiales, existe una que es la más importante, la que tenemos con nosotros mismos. Ante esto yo me pregunto y te pregunto, ¿nos damos suficiente a lo largo de todo el año?, así como dedicamos el tiempo necesario para complacer o demostrarles nuestros sentimientos a otras personas, ¿lo hacemos con nosotros mismos?

Desafortunadamente no siempre es así. A veces por problemas de tiempo, otras por una baja autoestima, por pensar que no lo necesitamos o por muchas otras razones. Sin embargo, independientemente de la razón, si nos desatendemos, estamos cometiendo un gran error.

Darnos la importancia y el tiempo que requerimos no es egoísmo o vanidad, siempre y cuando nuestro mundo no gire únicamente a nuestro alrededor. Es importante que recordemos que no podemos dar lo que no tenemos. Para dar amor, alegría, apoyo, esperanza, etc., etc., de buena calidad, dichos elementos deben formar parte de nuestro yo interno y debemos facilitar su desarrollo y la posibilidad de disfrutarlos.

Por eso, hoy te invito a que analices que le hace falta a tu yo interno o a tu alma y busques la manera de darte, constantemente, un poquito de eso que te puede enriquecer y dar mayor bienestar.

Feliz Navidad a todos ustedes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *