¿Qué papel juega el control en tu vida?

Generalmente, cuando sentimos que podemos controlar lo que nos sucede, nos sentimos fuertes y confiados. De hecho, una gran parte de nuestros problemas con los demás, provienen de nuestra necesidad de que actúen como nosotros deseamos que lo hagan y cuando esto no sucede, tratamos de buscar la manera de convencerlos, es decir, de controlarlos.

Sin embargo, esta manera de actuar, definitivamente no es la adecuada, aun cuando dicho control puede estar siendo ejercido de manera muy sutil. De hecho, casi siempre tendemos a empezar por tratar de darles argumentos para demostrarles que somos nosotros quienes tenemos la razón, pero si no nos funciona, podemos llegar a manipularlos emocionalmente e incluso, a acabar chantajeándolos, jugando con sus sentimientos o simplemente, amenazándolos de manera abierta o encubierta.

Independientemente del resultado de dicha actitud, una relación que no está basada en la igualdad, en la que no existe la libertad necesaria para expresar y vivir las diferencias y en donde no predomina el respeto, no puede funcionar con el éxito que nos gustaría. Si bien puede mantenerse, incluso a largo plazo, nunca va a ser, realmente enriquecedora.

Por lo que yo me pregunto y te pregunto: ¿Es siempre tan importante “ganar” y demostrar que tenemos la razón?, ¿necesitamos, realmente, sentir que nosotros controlamos a nuestros seres queridos, cuando el precio puede ser demasiado alto?

Ganar y perder son conceptos relativos que significan algo diferente para cada persona, así como controlar o fluir con lo que sucede. Somos nosotros los que les damos un valor e importancia determinada. Finalmente, lo verdaderamente significativo no es el resultado inmediato y pasajero sino el que perdura a mediano y largo plazo.

Por eso hoy te invito a que si tienes problemas con alguna de tus relaciones importantes, analices si tu necesidad de imponerte o controlarla puede ser una de las causas y si es así, que pienses si vale la pena que mantengas esa necesidad y los problemas o que trabajes en ella para eliminarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *