¿Sueñas despierto?

Cierra tus ojos un momento y formula un deseo.
Una vez que lo hayas hecho, ábrelos y piensa qué necesitas para lograr aquello que deseaste.

¿Pediste algo que es alcanzable?
¿Depende de ti?

Si es así, piensa qué pasos, específicos, debes de dar para obtener aquello que deseaste y empieza a darlos. Si a pesar de actuar no tienes éxito, analiza cuáles son los obstáculos que te lo están impidiendo y piensa en diferentes opciones para solucionarlos.

Si tu deseo no es alcanzable o no depende de ti, estudia que otras elecciones puedes llevar a cabo para sustituir tus deseos y buscar tu bienestar y actúa en función de ellas.
Ahora te pregunto, ¿en tu vida diaria, estableces metas, objetivos e inclusos sueños que te guíen y motiven?

Desafortunadamente, la mayor parte de las veces nos dejamos llevar por la rutina, funcionamos en automático y nos olvidamos de luchar por aquellas cosas que pueden mejorar nuestra vida personal, ya sea en el aspecto físico, material, emocional, psicológico o espiritual. Nos olvidamos, tal vez, de pequeños detalles que pueden hacer que nuestra vida sea más rica y diferente.

Cada uno de nosotros debe de estar consciente de cómo podemos mejorar, constantemente, la calidad de nuestra vida para, poco a poco, ir dando pequeños pasos que nos permitan sonreír con mayor frecuencia.

Por eso, hoy te invito a que sueñes despierto con mayor frecuencia, para después adaptar dichos sueños a tu vida diaria y a través de ellos, buscar siempre una vida un poco mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *