¿Cómo reaccionas al cambio?

Una de las cosas que más frecuentemente escucho, es la afirmación de “así soy” o “así he sido siempre y no puedo cambiar”.
El cambio es una de las cosas que más nos pueden angustiar e incluso atemorizar, ya que nos saca de nuestra zona de confort y, generalmente, nos deja viviendo en la incertidumbre.

Este no conocer qué va a suceder, con frecuencia nos lleva a no saber cómo actuar, a sentir que hemos perdido el control sobre lo que vivimos y, en ocasiones, sobre nosotros mismos.

Sin embargo, el cambio es parte ineludible de la vida. De hecho, cuando por evitarlo, nos rigidizamos y aferramos exageradamente a ciertas personas, circunstancias o formas de actuar, apenas podemos aumentar nuestros problemas, aunque no siempre podamos darnos cuenta que esto, es precisamente la causa de estos.

Queramos aceptarlo o no, todo cambia y todos lo hacemos, también. Aun nosotros, no somos exactamente iguales a como éramos hace un año y mucho menos hace 10. En algunos aspectos podemos ir mejorando, pero algunas características negativas pueden ir apareciendo o acentuándose.

Por lo tanto, si es inevitable el cambio, lo más adecuado es utilizarlo a nuestro favor, enfocándonos en modificar aquello que necesitamos cambiar, pero con consciencia, analizando qué debemos adquirir, qué eliminar y qué, simplemente ajustar, para poder adaptarnos al fluir de la vida con mayor satisfacción y bienestar.

Por eso hoy te invito, a que veas en que áreas de tu vida tienes problemas o estás descontento y analices qué cambios puedes llevar a cabo para vivir mejor y disfrutar más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *