¿Conoces el valor de una sonrisa?

Existe un proverbio escocés que dice: “La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz”, sin embargo, últimamente, son muchas las personas que están dejando de sonreír, sobre todo en cuanto a una sonrisa plena, que abarque tanto la boca como los ojos y nuestra mirada y así, están permitiendo que, con frecuencia, su mundo pierda brillo.

¿A qué se debe esto?

Pueden ser varias las causas. Igual podemos hablar de un aumento en los problemas, preocupaciones y el estrés, que de las prisas y las relaciones que se vuelven más rápidas y automáticas o simplemente, que no estamos conscientes del valor y la importancia de sonreír, no sólo en relación a los demás, sino también, en cuanto a nosotros mismos.

Una sonrisa nos acerca a las personas, les puede enviar un mensaje de calidez, interés, contacto y bienestar. Puede ser una forma de indicar que se quiere limar o evitar asperezas, de que queremos compartir con ellos y de que nuestra actitud es de apertura. De hecho, generalmente, cuando sonreímos, nos sonríen de regreso.

Pero hay algo aún más importante y es, lo que la sonrisa hace por nosotros.

Cuando sonreímos, el mensaje que le llega al cerebro es que estamos contentos, por lo que éste libera endorfinas que provocan una sensación de bienestar.

Es cierto que no siempre tenemos deseos de sonreír, pero podemos aprender a hacerlo y es más fácil o menos difícil, enfrentar al mundo si la sonrisa se vuelve parte de nuestra vida diaria.

Por eso, hoy te invito a que, todos los días al despertar y al verte, por lo menos una vez, en el espejo, pienses en un ser querido, en algo que te gusta o en un recuerdo hermoso y deja que surja la sonrisa, disfrutándola plenamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *