¿En qué enfocas tu atención?


Últimamente escucho, cada vez con mayor frecuencia, quejas sobre todo lo negativo que la tecnología le está provocando a la humanidad, en general y a los jóvenes, en particular.

Si bien es cierto que podemos encontrar toda una serie de consecuencias que podríamos calificar como negativas, no podemos ignorar todas las positivas que, también, nos ha proporcionado.

Esta situación nos lleva a dos aspectos que debemos aplicar a nuestra vida y que están íntimamente relacionados con lo anterior.

El primero, se refiere a la importancia de mantener un equilibrio en nuestra conducta y en el manejo y expresión de nuestras emociones, en el sentido de que todo tiene su momento, espacio y límites adecuados.

El segundo y en el que deseo hacer más hincapié, es el que todas las cosas, situaciones y personas tienen aspectos positivos y negativos y nosotros somos quienes decidimos a cuáles les vamos a prestar más atención y qué vamos a hacer con esa percepción, así como con los pensamientos, sentimientos y conductas que tengamos a partir de ella.

Nadie es capaz de percibir una realidad de manera totalmente objetiva. Cuando nos encontramos ante ella, parecería que tenemos puestos unos lentes cuyos cristales varían en color y en mayor o menor aumento y claridad, dependiendo de nuestros valores, creencias, experiencias y aprendizajes vividos, problemas que estamos viviendo, características personales y sentimientos que tenemos en esos momentos y que matizan, iluminan, obscurecen, aumentan, disminuyen o, incluso, borran, algunos de los aspectos que otras personas pueden asegurar que son diferentes a como nosotras pensamos que son.

Por eso, hoy te invito a que, ante las situaciones y personas que son parte de tu vida, elijas cuidadosamente a qué le estás prestando atención y cómo vas a reaccionar ante eso, sabiendo la importancia que esto tiene en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *