¿Qué haces ante la crítica?

Todos estamos expuestos a la crítica de las personas con las que nos relacionamos y, desafortunadamente, casi siempre nos enojamos cuando escuchamos palabras que no concuerdan con lo que deseamos escuchar.

Estas críticas pueden provenir de personas que nos quieren o de gente con quienes tenemos malas o nulas relaciones y pueden ser hechas con la intención de ayudarnos o de molestarnos, pero, independientemente de quién lo dice y por qué o para qué lo hacen, casi siempre respondemos negativamente.

Cuando así lo hacemos estamos cometiendo dos errores que nos perjudican.

Por un lado, al darle un valor equivocado y creer ciegamente en lo que nos dicen, así como al suponer cierta intencionalidad negativa, acabamos enojándonos, lo que afecta a nuestro organismo y nos impide pensar y actuar adecuadamente.

Por otro lado, dejamos de analizar qué tanta verdad puede haber en el mensaje que nos están dando, sea esa la intención de la persona o no y dejamos de analizar qué es lo que podemos aprender de dicho mensaje, para vivir mejor.

Las palabras que recibimos son importantes y nos afectan, sólo cuando nosotros así lo consentimos. Nos lastiman, únicamente si nosotros lo permitimos. Si no queremos hacerlo, son simples sonidos como cualquier otro que se puede estar dando en nuestro medio ambiente, en ese momento.

Por eso, hoy te invito a que cuando escuches algo que no te agrada, antes de enojarte o de imaginar intenciones que no sabes si son reales o no, analices si puedes aprovechar algo positivo de las palabras que recibes y si no es así, simplemente ignóralas y no les des, un valor que no tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *