¿Qué haces con lo que te toca vivir?

Hoy quiero compartir con ustedes, unas palabras que, posiblemente, muchos de ustedes conozcan, pero que, cuando las relacionamos a nosotros, no sólo nos pueden mostrar cuál es nuestra actitud ante la vida, sino que nos puede ayudar a desarrollar una nueva manera de enfrentar los problemas.

La piedra.

El distraído tropezó con ella.
E violento la usó como proyectil.
El emprendedor construyó con ella. El caminante cansado, la usó como asiento.
Para los niños fue un juguete
Drummond hizo poesía con ella.
David mató a Goliat.
Michelangelo extrajo de ella, la más bella escultura.
Y en todos los casos, la diferencia no estaba en la piedra, sino en el hombre.
No existe piedra en nuestro camino, que no podamos aprovechar para crecer.
Autoría desconocida.

Y ante estas palabras me pregunto y te pregunto, ¿en qué nos enfocamos y cómo percibimos lo que nos rodea y lo que nos sucede?

¿Nuestro mundo y nuestra actitud se abre, ante las dificultades que vivimos, a las diferentes posibilidades de solución o tendemos a quedarnos con los aspectos más superficiales, los negativos y a mantenernos atrapados en el sufrimiento?

Cada uno de nosotros ha vivido diferentes experiencias, por lo que ha aprendido, también, distintas habilidades y formas de reaccionar, pero nunca es tarde para aprender algo nuevo, ni para cambiar.

Con frecuencia, a partir de cierta edad, la gente tiende a decir que ya es demasiado vieja y ya no puede cambiar. (obviamente, cada quien lo comenta en diferente momento). Pero si esto fuera cierto, ¿porque hay personas que emigran a otros países, por necesidad y debido a esa misma necesidad, aprenden nuevas costumbres, incluso un idioma distinto y otra forma de vida?

La vida que cada uno de nosotros tenemos por delante, representa nuestra piedra personal y por eso, hoy te invito a que pienses qué quieres hacer con ella, pero sobre todo, a que no te quedes únicamente en el pensamiento, sino que tus deseos siempre los lleves a acciones, para que puedas disfrutar de los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *