¿Y tú, has dejado de soñar despierto?

Como seres humanos, tenemos un don maravilloso: la capacidad de soñar despiertos.

De pequeños la usamos con frecuencia y dejando volar nuestra imaginación construimos mundos maravillosos, en los que somos capaces de hacer cualquier cosa, en donde somos fuertes y, con frecuencia, indestructibles.

Tenemos la capacidad de soñar y la utilizamos frecuentemente.
Sin embargo, a medida que vamos creciendo, vamos perdiendo las razones y oportunidades para seguir soñando. La “madurez”, la “realidad” y, en ocasiones el pesimismo, nos hacen abandonar dichos sueños y verlos, simplemente, como una característica infantil.

Desafortunadamente, no nos damos cuenta de que podemos estar equivocados. El crecer y volvernos adultos, no significa tener que dejar de soñar, sino, simplemente, que el tema y la finalidad de dichos sueños se modifique.

En lugar de utilizarlos, para crearnos una realidad diferente e incluso evadir la nuestra, cuando no nos gusta, debemos y podemos emplearlos para crear una mejor
.
De hecho, podemos tener sueños que alimenten nuestra alma, le den dirección a nuestra vida e incluso, que puedan ser el inicio de un cambio favorable.

Si bien es cierto que en nuestros sueños actuales no podemos volar ni matar grandes dragones, como tal vez lo hicimos de pequeños, si podemos ser mucho más fuertes y enfrentarnos a nuestros problemas de una manera distinta a como lo estamos haciendo, si esto no nos ha ayudado y también podemos elevarnos lo suficiente, para ver nuestro mundo desde otra perspectiva y así, ver nuevas opciones.

Por eso, hoy te invito a que el soñar despierto vuelva a ser parte de tu vida y el inicio de nuevas actividades, mejores relaciones, mayor libertad, un mundo interno más expandido y un mayor bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *