¿Qué es lo que a ti te limita?

Todos sentimos, en algunos momentos, que no avanzamos en nuestra vida, relaciones, trabajo, etc., de la forma y/o a la velocidad que queremos. En ocasiones, podemos detectas con mayor o menos dificultad qué es lo que nos lo está impidiendo y en otras, simplemente no podemos hacerlo y culpamos a la suerte, a nuestro destino o a cualquier otra cosa.

En este sentido, casi siempre buscamos al responsable de nuestros obstáculos en nuestro medio ambiente, es decir, fuera de nosotros y, con frecuencia, sí podemos encontrar algunas personas, situaciones o elementos, que con su presencia o ausencia nos hacen más difícil recorrer el camino por el que queremos transitar.

Sin embargo, casi nunca volteamos hacia nosotros mismos, hacia nuestro interior, para buscar esos mismos impedimentos que nos están causando daño, y al no hacerlo, no nos damos cuenta de que una de las principales barreras es el conjunto de creencias limitantes que hemos aprendido a lo largo de la vida y que nos genera inseguridad, miedo, angustia, baja autoestima y/o algunas otras emociones que nos impiden actuar o hacerlo adecuadamente.

A pesar de que cada uno de nosotros tiene sus propias creencias, aprendidas en la niñez o a partir de experiencias dolorosas que hemos vivido, finalmente la mayoría son compartidas por una gran cantidad de personas. Me refiero a creencias como:

Necesito la aprobación de la gente para poder sentirme bien.
No soporto la crítica y el rechazo de las personas importantes en mi vida.
Todos los hombres (o las mujeres), son iguales.
Si no tengo éxito, significa que soy un fracasado.
Soy…
Infancia es destino

Y así podríamos ver muchísimas más, sin darnos cuenta de que algunas nos están afectando de manera considerable, porque creemos ciegamente en ellas.

Por eso, hoy te invito a que analices tu vida, lo que haces y lo que has logrado y en aquellos aspectos en los que no estés satisfecho, busques las creencias limitantes que te están impidiendo obtener lo que deseas y trabajes para modificarlas o eliminarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *