¿Qué haces ante las pérdidas?

Todos sufrimos diferentes pérdidas a lo largo de la vida. Algunas muy importantes y dolorosas y otras no tanto. Sin embargo, cuando no las reconocemos y no las trabajamos, van dejando en nosotros heridas sin cerrar, que siguen lastimándonos constantemente y que, en los momentos difíciles, surgen con sus emociones no trabajadas, complicando las experiencias que podemos estar viviendo en esos momentos.

Una de las cosas más importante de las pérdidas, es cómo quedamos después de ellas. Resurgimos como el ave Fenix, más fuertes debido al aprendizaje que obtuvimos y a haber podido superar el dolor y los problemas o nos quedamos atrapados en el sufrimiento, el resentimiento y/o una actitud de víctima.

Hace poco leí una frase que me gustó mucho, a pesar de que, con frecuencia, a mucha gente no le agrada, porque implica aceptar una gran responsabilidad: “La vida nos enseña a caminar, pero nosotros elegimos el camino”. Es cierto, a través de cada una de las muchas experiencias dolorosas, que TODOS vivimos a lo largo de nuestra existencia, se nos presentan dos opciones. Una, es si vamos a aprender de ella y la otra, es cómo vamos a seguir adelante.

El dolor nos puede vencer y a todos nos tira. Lo que varía es el tiempo que duramos en el suelo. Pero si aprendemos de lo que nos sucede, si le damos un significado a lo que vivimos, si buscamos lo positivo en nosotros y nos fortalecemos para enfrentar los momentos difíciles, nos vamos a levantar más rápido, con una mejor actitud y mucho más fuertes emocional, psicológica y espiritualmente.

Tú puedes hacerlo, contacta con tu fuerza interior.

Si deseas tener más información sobre las pérdidas te recomiendo dos artículos de mi página web.
Las direcciones son
www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/que-hacer-perdidas.html
www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/como-reaccionar-perdida.html

4 Comments

  1. OLGA CASTILLO DOMINGUEZ

    Su en realidad es muy importante aprender a manejar nuestras emociones y superar el dolor, y convertirlo en un medio de fortaleza y madurez emocional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *