¿Qué tan paciente eres?

Hoy quiero compartir con ustedes, una experiencia personal.
Hace muchos años, un día, estando en terapia, me quejaba con mi psicólogo, porque sentía que no avanzaba. Pensaba, que de alguna manera me había estancado y que pasaban las semanas y no veía nada nuevo.
Mi terapeuta me miró a los ojos, sonrió y me dijo. “Quiero que escuches lo que te voy a contar”
“Existe un bambú en Asia, del que puedes tomar una semilla, plantarla, regarla durante días, semanas y meses y hagas lo que hagas, no vas a obtener absolutamente nada. Por más que la abones y la cuides, no vas a lograr ningún resultado. ¿Qué harías ante esa situación?
Dejar de regarla- dije yo.- Si después de tanto tiempo y tantos cuidados no crece, significa que por algún motivo,no lo va a hacer. No se, el clima, la tierra o alguna otra cosa.
Estás equivocada,- me dijo.- Si no la abandonas y sigues cuidándola durante 7 años, un día, de repente, verás que la planta empieza a surgir y a crecer, a una velocidad tal, que realmente podras ver su crecimiento. De hecho, la planta alcanza hasta 32 metros en sólo 6 semanas.
¿Podríia alguien decir que la planta tardó 6 semanas en crecer? No- continuó.-Tardo 7 años y 6 semanas. Los primeros 7 años creció hacia adentro, formando unas raíces lo suficientemente fuertes y profundas como para soportar el crecimiento de las 6 semanas.
Entonces sonrió y me preguntó- ¿Y, dime Silvia, cómo van tus raíces?
A partir de entonces, mi paciencia en ese sentido se incrementó de manera considerable y la historia se volvió una de mis favoritas, porque todos vivimos, a lo largo de nuestra vida, momentos de desesperación, en donde únicamente necesitamos que nos recuerden que nuestra fuerza interna está allí, simplemente se está afianzando, para surgir en el momento adecuado.
Cultiva la tuya y disfruta de los resultados cuando la utilices. Tú puedes hacerlo.

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *