¿Sabes en dónde está tu riqueza?

Hace poco, encontré una frase del tenista Boris Kovalík, que dice “Puedes tener poco y ser rico”. Aparentemente, al leerla, puede sonarnos lógico e incluso, algo que hemos comentado nosotros mismos en múltiples ocasiones. Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme, ¿cuántos de nosotros realmente lo sentimos y disfrutamos de la vida, aun en aquellos momentos, en que no hemos logrado aquello que deseamos o hemos perdido bienes materiales?
Sé que necesitamos de ciertas cosas materiales para vivir y que, dado que nos hemos criado en una sociedad, totalmente materialista, sentimos que “necesitamos” de ciertas cosas para poder sentirnos, más o menos seguros y tranquilos. Sin embargo, esto último, es totalmente subjetivo. Para una persona es suficiente tener dinero para rentar un cuarto o un pequeño departamento y para otro, poder vivir en una residencia de muchos millones de dólares.
Cuando colocamos nuestro bienestar emocional en lo material y nos sentimos ricos de acuerdo a nuestra cartera, suceden dos cosas:
Por un lado, colocamos dicho bienestar en algo que se puede perder, a veces, con relativa facilidad y que no siempre depende de nosotros y por el otro, vivimos tan enfocados en el exterior, que nos olvidamos de nuestra riqueza interna, que es la que realmente depende de nosotros, la que podemos alimentar y fomentar su crecimiento y que, además, nadie nos puede quitar.
Tal vez, ha llegado el momento de hacer un análisis y reajustar nuestras prioridades. De aprender a descubrir todo lo que sí tenemos, para disfrutarlo plenamente, sabiendo que es parte de nosotros y recordando que siempre va a estar allí, para darnos bienestar en los tiempos de felicidad y para hacernos más fuertes en los malos momentos, para poder enfrentar los problemas, dificultades y situaciones dolorosas.
Todos tenemos una gran riqueza y una gran fuerza interna que desconocemos y que no utilizamos en toda su plenitud. Hoy les propongo que contacten con ustedes mismos, para conocer y desarrollar todo eso y entonces, podremos hacer nuestras las palabras de Boris Kovalik.

3 Comments

  1. Nidia

    Todo eso es verdad pero siempre existe la necesidad o mas bien la sociedad te exige ciertas cosas que no las puedes obtener sin dinero. Por ejemplo la nueva tecnologia avanza a pasos agigantados y muchos no tenemos la posibilidad de tener acceso a ella y para ello siempre necesitas dinero y tus fuerzas internas no ayudan en eso. Si no el dinero.

    1. Silvia Russek

      Hola Nidia
      Es cierto que para muchas cosas necesitas dinero, pero la paz interna, la satisfacción personal que puedes tener por lo que tú has logrado como persona con los pocos recursos con los que cuentas, la felicidad que te puede proporcionar el saber relacionarte íntimamente con ciertas personas, el darle un sentido a tu vida, el valorarte adecuadamente a ti misma, etc., no depende del dinero.

  2. lysandro

    considero que es algo netamente relativo… en parte es verdad, nada se hace sin dinero,, pero es por otra parte he visto a personas muy humildes sonreír y buscar las maneras de salir adelante y lo han hecho gracias a su actitud… gracias a que no se han enfocado en sus problemas monetarios o materiales, y es allí de donde radica lo que dice Boris Kovalík… todo es cuestión de reflexionar y sacar el máximo de provecho de nosotros y nuestra situación actual..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *