¿Alguna vez has logrado que lo imposible se vuelva posible?

Desafortunadamente, son más las personas que contestan que no, a esta pregunta, que quienes responden afirmativamente, pero lo peor es, que la gran mayoría, ni siquiera lo ha intentado.

Con frecuencia, existen toda una serie de palabras e imposible es una de ellas, que juegan en nuestras vidas el papel de una gran muralla que nos impide seguir adelante y llegar a nuestras metas. De hecho, es tal su poder, que pueden, incluso, paralizarnos y mantenernos inmóviles, sin que busquemos otras alternativas.

“No puedo”, “es muy difícil”, etc., son expresiones sumamente dañinas que juegas un papel similar y nos mantienen anclados en nuestros problemas o en el anhelo de nuestros deseos insatisfechos.

Sin embargo, todos hemos escuchado historias de personas para quienes dichas palabras parecieran no existir y, de hecho, no sólo las palabras, sino que tampoco los obstáculos.

¿Qué sucede con esas personas? ¿Acaso son tan distintos de nosotros?

Lo son en el sentido de que posiblemente han vivido sus experiencias de vida de una manera diferente a la de la mayoría de nosotros, por lo que su actitud, también, es distinta y esto se debe, a que saben que las palabras tienen únicamente, el valor y el significado que nosotros les demos, por lo que no les permiten que los detengan ni los hagan sufrir.

Sí, las palabras son un conjunto de signos, cuando están escritas y de sonidos, cuando las pronunciamos, pero en sí mismas, no tienen ningún significado. Si desde pequeños nos hubieran enseñado que imposible, difícil, doloroso, etc., significa sigue adelante, tú puedes, cada vez que alguien se queja y trata de desanimarnos, nosotros trabajaríamos con mayor empeño para lograr aquello que deseamos.

Nuestro cerebro ha tenido un aprendizaje equivocado, en este sentido. Por eso, hoy te sugiero que aprendas a ignorarlo cuando te envíe mensajes negativos ante situaciones difíciles, para que pronto puedas notar que tus logros aumentan y tu satisfacción se incrementa día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *