¿Sabes en dónde te encuentras en estos momentos?

Hay momentos en la vida de cada uno de nosotros en que deseamos o sentimos la necesidad de hacer un alto en el camino y analizar en dónde y cómo estamos, qué queremos, hacia dónde vamos, qué hemos logrado, etc. Son momentos, en que necesitamos una gran dosis de sinceridad, amor y compasión hacia nosotros mismos y un fuerte deseo de contactar con nuestro interior.

Sinceridad, para no exagerar ni minimizar aquello que vamos a encontrar, amor, para saber cómo tratarnos, respetándonos y tratándonos con cariño y compasión, para perdonar aquello que tenemos que perdonar.

Son momentos de ver hacia el futuro con una sonrisa, planeando y soñando en días y años felices y de ver hacia el pasado para disfrutar, nuevamente de todos los recuerdos alegres y agradables y para aprender, sin darnos de latigazos, de aquellos errores que cometimos.

Cada uno de nosotros elige esos momentos y la actitud con la que los vamos a vivir. No importa lo que hayamos pasado, vivido o hecho. Cada día es un nuevo comienzo y cada día podemos empezar a reescribir nuestra historia y todos tenemos las herramientas necesarias para llevar a cabo los cambios que queremos o necesitamos.

Sin embargo, aparentemente, no siempre podemos hacerlo.

¿Por qué?

En ocasiones porque no queremos esforzarnos y/o pensamos que no vale la pena tanto trabajo. Otras, porque hemos dejado, equivocadamente, que el pesimismo o incluso la amargura, dominen nuestra mente y nuestra vida y algunas, porque no sabemos cómo hacerlo.

Hoy quiero comentarles, que mientras estemos vivos, siempre vale la pena buscar un futuro mejor, porque siempre tenemos días por delante para disfrutar. Si el pesimismo, el dolor u otros aspectos de la vida nos están deteniendo, es momento de combatirlos y si no sabemos cómo, es hora de aprenderlo.

¡Vive tu vida, sonríele al futuro y trabaja para poder disfrutar de él!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *