¡Démos un paso más!

¿Cuantas veces has planeado algo, has trabajado en ello, te has esforzado y de repente, cuando parece que estás cerca de la meta, las cosas parecen complicarse y algo sucede y te encuentras atrapado en ese punto, frustrado por no poder lograr aquello que deseabas y tal vez desilusionado contigo mismo y/o con la vida? O tal vez, perteneces al amplio grupo de personas, que simplemente piensan que otros tienen más suerte y que ellos están destinados a tener una vida más difícil.

 

Es cierto que hay personas que tienen que enfrentarse a experiencias más difíciles y dolorosas que otros, pero en estos momentos no me quiero referir a esa situación y al porqué de la misma, sino a cuando nosotros mismo, sin darnos cuenta e independientemente de la justificación o explicación que nos demos, nos ponemos el obstáculo final, el que se encuentra entre nosotros y la meta tan deseada y ese obstáculo es el miedo, independientemente de que sea miedo a triunfar o a fracasar.

 

El miedo a triunfar nos puede asustar, porque trae consigo nuevas responsabilidades y una manera distinta de vernos y ver la vida, lo que significa un cambio importante y los cambios nos asustan, nos cuesta trabajo manejarlos. El miedo a fracasar, si no vemos el fracaso como lo que realmente es, una forma de aprendizaje, nos lleva, equivocadamente, a devaluarnos, a disminuir nuestra autoestima y a sufrir.

 

Ambos miedos pueden ser difíciles de vencer y requerir de un esfuerzo para lograrlo, pero no podemos ni debemos quedarnos estancados en la vida, porque ésta tiene todavía mucho que ofrecernos.

 

Por eso, hoy te invito a analizar qué te detiene y si es el miedo a algo, aprieta tus puños y enfréntate a él, para vencerlo.

¡Demos, siempre que sea necesario, un paso más en la vida!  ¡Tú puedes hacerlo!

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *