¿Un día más o un día menos?

Cuando haces un alto en el camino, cuando en tu cumpleaños o en el día a día, piensas en el tiempo, ¿cómo le ves?, ¿cómo un día más que has vivido o como un día menos que te queda por vivir?

En este aspecto, como en la mayoría, la gran diferencia la hace el punto dónde nos enfocamos y en la actitud con la que lo hacemos.

Obviamente, si pensamos que cada vez nos queda menos tiempo, podemos angustiarnos e incluso deprimirnos, sobre todo si tenemos alguna enfermedad importante o podemos decidir, hacer que cada día sea significativo y nos brinde algo especial, digno de ser vivido y así, realmente aprovechar el tiempo que nos queda de vida.

Por otro lado, si elegimos considerarlo como uno más que hemos vivido, también tenemos dos opciones. Enfocarnos en los aspectos dolorosos que hemos enfrentado y en todo lo que no hemos logrado o en pensar en todo aquello que sí hemos obtenido y disfrutado.

Nuevamente, nosotros tenemos la opción de aprender a darle más importancia a lo positivo o a lo negativo, para disfrutar más o para sufrir más.

Sin embargo, independientemente de lo que elijamos, hoy tenemos una nueva oportunidad. A partir de hoy, podemos enriquecer cada uno de nuestros días, si aprendemos a valorar las sonrisas que compartimos, las caricias que damos y recibimos, las buenas relaciones que tenemos o que podemos establecer, etc. A pesar de todo lo malo que puede darse a nuestro alrededor, siguen existiendo muchas cosas valiosas que tenemos o podemos crear, como el cariño, las risas, el apoyo, la ayuda, etc. Sólo necesitamos aprender a valorarlas y aprender a dar, para poder recibir y saber pedir, para poder compartir.

Les recomiendo el cuento que pueden encontrar en la página:
www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/buscador.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *